EL ACENTO Y LA TILDE

El acento es la mayor fuerza o intensidad con que pronunciamos una sílaba de la palabra. En español, la mayoría de las palabras tienen acento. Pero sólo algunas llevan tilde.
La tilde o acento ortográfico es una rayita que se coloca sobre la vocal de la sílaba tónica de algunas palabras para señalar dónde va el acento. Es decir, se coloca tilde para indicar cuál sílaba debe pronunciarse con mayor intensidad.
La sílaba que lleva el acento se llama tónica; las demás son sílabas átonas.

LAS PALABRAS MONOSILÁBICAS
Las palabras monosílabas no llevan tilde, porque en ellas no es preciso señalar en qué sílaba recae la mayor intensidad: vas, pie, fui, vi, etc.
En algunas palabras, sobre todo monosílabas, se utiliza la llamada tilde diacrítica.

LAS PALABRAS AGUDAS
Palabras agudas son las que tienen la sílaba tónica en último lugar. Llevan tilde si terminan en vocal, en “n” o en “s”.
Ejemplos: cantor, comió, camión, león, marqués, razón.
Excepciones:
Las palabras agudas terminadas en -n o en -s precedida por cualquier otra consonante, incluida la n, no llevan tilde: Orleans, robots, tictacs, zigzags, ballets.
Las palabras agudas terminadas en -y no llevan tilde: estoy, convoy, Godoy.

LAS PALABRAS GRAVES
La mayoría de las palabras son graves, es decir, casi todas las palabras tienen la sílaba tónica en penúltimo lugar. Por suerte, muy pocas llevan tilde.
Las graves sólo llevan tilde si terminan en cualquier consonante (menos “N” y “S”).
Ejemplos: lápi
z, difícil, González, móvil, césped, cráter, fénix.
Excepción:
Las palabras graves terminadas en cualquier consonante seguida de n o de s llevan tilde: fórceps, bíceps, cómics

LAS PALABRAS ESDRÚJULAS
Las palabras esdrújulas son las que tienen la sílaba tónica en el antepenúltimo lugar. Siempre llevan tilde.
Ejemplos: público, sílaba, cántaro, teléfono, página, sábana, sábado, rápido. 

¿QUÉ PASA CON LOS ADVERBIOS TERMINADOS EN -MENTE?
Los adverbios creados a partir de adjetivo con el sufijo -mente, solo se acentuarán en el caso de que el adjetivo lleve la tilde por sí solo.
Por ejemplo, la palabra difícilmente lleva tilde puesto que el adjetivo del que está formada (difícil) también la lleva.
Sin embargo, efectivamente no la lleva ya que tampoco la tiene efectiva. 
Otros ejemplos con -MENTE:
qu
í-mi-ca-men-te  
e-vi-den-te-men-te
r
á-pi-da-men-te
tran-qui-la-men-te